martes, 5 de junio de 2007

Reparación y pintura de los elementos el chásis.

Abordamos aquí una faena consistente en "devolver a la vida" a una multitud de piezas, grandes y pequeñas, que forman parte del conjunto del chasis: el bastidor en sí, basculante, anclajes del motor, soportes, placas...

Partiremos de un chásis en este estado...



... al cual parece que sólo hay que rascar el óxido y la pintura vieja antes de repintar. Pero en una inspección más a fondo vemos que siempre habrá cosas a reparar antes, como es el caso del tope de dirección roto, el cual se ha cortado y se le ha soldado una pieza hecha ex-profeso.




Una vez las piezas reparadas, lo primero será retirar la pintura vieja. Usaremos primero un buen decapante dado con brocha. Según sea la pintura, saldrá con mayor o menor facilidad (en este caso habia una pintura por encima de la original que salió en seguida, pero la antigua ya fue otro cantar...). Ayudándonos de rasquetas, cepillos de alambre, más decapante, lijas, etc., poco a poco la iremos retirando toda.



Después nos dedicaremos a retirar el óxido, con cepillos de alambre, lijas u otros abrasivos.
En esta fase la forma de avanzar más rápido y más limpiamente es mediante la proyección de abrasivo (corindón, arena) para arrancar la pintura y el óxido. Es la forma más segura y más limpia, pero en general, vale la pena hacer una buena pasada con decapante y aplicar luego el chorreado, insistiendo en los rincones difíciles a los que no hemos llegado con la lija.
Además, habrá piezas grandes que no nos entrarán en la cabina... y podremos entonces usar la proyección al aire libre con arena perdida. Aunque el montaje del invento es importante...
También se puede llevar a chorrear un chásis directamente a un profesional del ramo, que los hay, pero en este blog nos va el rollo "hágaselo usted mismo", asi que por opciones no será.

En definitiva, todo este proceso se encamina a obtener finalmente unas piezas con el aspecto de la siguiente foto...



... las cuales están limpias, libres de óxido y completamente desengrasadas (por ejemplo con disolvente) para poder plicarles la imprimación específica según sea el material (hierro, aluminio,... ver manual de pintura).

Como es importante que la pieza quede absolutamente protegida por la imprimación, primero la aplicaremos a pincel en los rincones difíciles...



... para proceder a continuación a imprimar todas las piezas con pistola.



Seguro que habrá imperfecciones que querremos regularizar, y además, una de las normas básicas de la pintura es lijar entre capas, sobretodo antes del acabado (tal y como se vea el soporte, con la pintura final se verá el resultado). Como no queremos lijar esa imprimación, para no dejar al descubierto el metal, le aplicaremos encima una pintura llamada fondo o aparejo, que tiene un gran poder de cubrición y puede coger bastante grueso.



Este aparejo lo podremos lijar tranquilamente con lija al agua de grano 600 o superior, y además,como hemos tenido la prudencia de usar un color de aparejo diferente al de la imprimación, sabremos cuándo nos estamos pasando con la lija...



Finalmente, con el aparejo bien lijado, la superficie bien fina y limpia de restos de polvo (que retiramos con un trapo húmedo, no con disolvente, que haríamos un estropicio) podemos dar la capa de barniz de color. En este caso se ha pintado el chasis con pintura Lechler, dado que ésta marca supuestamente tiene las referencias exactas de colores para motocicletas clásicas, en virtud de un convenio que tienen con la asociacion de motocicletas clásicas de Italia. Y digo supuestamente porque este negro de Lechler, referencia MAC 1 Negro Guzzi MAT chasis, es de todo menos mate. Vaya, que no estoy muy convencido del resultado, que me parece más bien satinado tirando a brillante. A ver si cuando se seque del todo...

En definitiva, el resultado final es éste:



En fotografias no se puede apreciar bien, pero la pintura hecha uno mismo en una mañana al aire libre, pues tiene el resultado que tiene. Algún chorretón, alguna rugosidad o "piel de naranja", pero todo más o menos solucionable o "ocultable" ;-)

El caso es que un profesional de la pintura siempre nos lo dejará mejor, pero sigo pensando que lo más interesante siempre será intentar hacerlo uno mismo. Vaya, que en el proceso está el gusto.

¿A qué viene sino tanto lio?

0 comentarios: