lunes, 11 de febrero de 2008

Una de música

Os presento una serie de vídeos, de los cuales lo único interesante es el sonido. Así que subid el volumen y disfrutad.


El primero es el sonido del escape al ralentí. Son los escapes originales, y el sonido es característico de un bicilíndrico de Mandello del Lario. De fondo se escucha también un poco del sonido de la admisión de la Le Mans.




El siguiente sonido es el de los escapes originales acelerando en vacío. Espeluznante.




Un sonido muy diferente al ralentí es el que se escucha en la admisión de aire a los carburadores. Recordemos que la admisión es libre (sin filtros), y el "chif-chif" es también muy característico en esta moto.




Ahora lo mismo acelerando. El tono grave de la admisión al abrirse las correderas de los carburadores, lo que da es miedo. Y de hecho es el sonido que más escucha el piloto...




Por último, un regalito. El sonido de la admisión al arrancar y parar la moto. Primero oiremos el chasquido y giro del motor de arranque, que se escucha perfectamente sigue girando hasta pararse una vez soltado el botón de start. Oiremos la admisión al ralentí y, cuando paramos la moto, dos aspiraciones que hace la moto por la inercia del motor, sin otro ruido, al cerrar el contacto. Chif... cchchhhifff... Precioso.

4 comentarios:

Diego Zamora dijo...

Agus, eres un friqui, Y como tal, adorable:::

Agustín dijo...

Te gusta, eh? ;-)

Suso dijo...

Ay, qué maravilla! Tuve una Le Mans II desde el 79 al 83 y hacía muuuuucho que no oía su sonido. Gracias por el blog!

Agustín dijo...

Gracias a ti Suso por el comentario.

Un saludo