domingo, 2 de diciembre de 2007

Un simple vacuómetro - Sincronización de los carburadores

Gran palabro, vacuómetro.

En buena ley, un vacuómetro es un instrumento capaz de medir la presión de vacío. Evidentemente existen, y hasta se pueden comprar. Pero, para qué sirven en una moto?

En una moto de más de un cilindro, el vacuómetro se utiliza para sincronizar los carburadores, es decir, para asegurar que todos los carburadores permiten que la presión (o depresión) de entrada de gases a los cilindros sea la misma (medida en el conducto de admisión de cada cilindro).

Con el vacuómetro instalado y la moto a su temperatura normal de funcionamiento, regularemos los carburadores para tener lecturas iguales, al ralentí y a aberturas constantes del gas.

Pero somos rancios, y no nos compraremos dicho aparatejo. Nos espabilaremos con un tubo de plástico y un chorrito de aceite.

Montamos este tubo en un tabla, de forma que nos quede un nivel que actúe mediante vasos comunicantes, con el aceite dentro.



Este tubo lo conectaremos a ambos conductos de admisión, en el orificio que existe para tal fin. Para ello sacaremos el tornillo M6 existente...



... y usando un conector apropiado (en este caso es un tonillo hueco M6 sacado de un tensor de cable de embrague vulgaris, con un poco de teflón para que no haya fugas)...



... conectamos ambos conductos de admisión a los dos extremos de nuestro "indicador de compensación" (no me atrevo a llamarlo vacuómetro, pues de hecho no mide nada, sinó que compara depresiones).



Arrancaremos el motor y veremos casi con total seguridad que una columna de aceite queda más alta que la otra (estemos atentos a parar el motor en el caso de que una columna suba demasiado, si no queremos que el motor pegue "un trago" de aceite).



Se supone que hemos colocado el tornillo de aire (regulación mezcla aire/gasolina al ralentí) como dice el manual de taller, esto es, desenrosacdo vuelta y media desde completamente cerrado.



Regularemos primero el tornillo del ralentí de ambos carburadores, de forma que las dos columnas nos queden a la misma altura, con el régimen de ralentí estable más bajo posible, siguiendo la regla de que al apretar el tronillo de ralentí subimos la campana, con lo que bajamos la depresión, y baja la columna de aceite del aparato correspondiente. Y viceversa.



Mejor este otro video de la regulación al ralentí. El primero se ve fatal.



Una vez realizado este proceso, haremos lo mismo para una abertura constante del acelerador (que nos den unas 3.000 4,000 rpm en vacío), ajustando esta vez la longitud de los tensores de los cables del acelerador correspondientes a ambos carburadores. Al tensar más el cable, subiremos la campana, y bajaremos el nivel de aceite correspondiente.






Asegurémonos después de regularlo de que el acelerador sigue teniendo juego en reposo, y que al girar el manillar no se acelera la moto por tensarse algun cable.

Nos damos una vuelta y comprobamos que funcione todo correctamente.

Y listo.

Os pongo aquí un enlace de un post en el foro de lamaneta, donde quizá esté mejor explicado. Áhí he aprendido yo el tema. Faltará ahora que el amigo Jon nos haga el manual prometido...

http://lamaneta.org/foromecanico/viewtopic.php?t=4834&postdays=0&postorder=asc&highlight=vacuometro&start=25

2 comentarios:

Julián dijo...

Después de la prueba a 4.000 es el momento idóneo para cambiar de vecindario, sin duda.

¡¡Vaya inventos!! :-)

Agustín dijo...

De eso se trata.
Ahora que los vecinos han conseguido prohibir el Trial de Sant Sebastià que se hacia cada año en el pueblo, se van a enterar de lo que ronca una 850 con matrícula... ;-)